Bienvenido al primer Blog sobre Economía Forense en Español

Blog: www.economiaforense.org
Contacto: José Antonio Avellaneda

Bienvenido a este proyecto de Blog que pretende desarrollar conceptos relacionados con la prueba pericial contable y económica en un intento de acercarlos al profesionales que los tiene que utilizar pero tiene una formación específica distinta. También es un cuaderno de bitácora sobre economía para no economistas y auditoría para no auditores.

¿Qué significa economía forense?

NOTA: Pásate por El Nanoeconomista y encontraras otras cuestiones interesantes relacionadas con la economía.

viernes, 14 de septiembre de 2007

No le digas a mi madre que soy Economista Forense

Es habitual que tus hij@s, cuando son pequeños, te pregunten como una actividad más del colegio “¿papá/mamá en el cole me han preguntado de qué trabajas?”. Si eres camioner@, mecánic@, bomber@, médic@ o – incluso - juez, es fácil de entender para ellos porque son profesiones conocidas, perfectamente etiquetadas, las ven en la TV y no necesitan mayores explicaciones. En cambio, existe un gran número de profesiones, más difíciles de explicar y que, dada la temática de esta bitácora las limitaremos a las jurídicas y económicas:

¿Cómo le explicas a tu hijo que eres abogado? ¿Qué puede entender de la función de un abogado?
¿Y un procurador? ¿Alguien sabría como explicar a un niño de 5 años la misión de un procurador?

Pues esta limitación es extensible a otros profesionales que no trabajamos con utensilios más o menos conocidas (martillos, mangueras, fonendoscopios, etc.) por lo que nuestra dificultad también es mayúscula:

  • Asesor fiscal: “Hijo, soy asesor fiscal... y hago que la gente pague “un dinero", llamado impuestos (¿?), para que podamos tener carreteras, hospitales, etc.”
  • Contable: “Papá coge unas facturas (¿?) y las “mete” en el ordenador y así las empresas (¿?) saben cuanto han ganado”
  • Economista: “Mira, me dedico ha mirar unos números, y ha hacer unos cálculos (¿?) para luego hacer unas predicciones (¿?), como el/la persona que sale diciendo si mañana estará nublado o hará sol, aunque sus previsiones y las mías rara vez se cumplan” :-)
  • Director de banco: “Me dedico a ayudar a la gente dando dinero al que quiere comprarse una casa o un coche. Le presto dinero barato al que no lo necesita y caro al que realmente le hace falta” :-(
Ahora bien, la cosa no es más sencilla cuando se van haciendo un poco más mayores y continúan haciendo averiguaciones si continúas llegando tarde a casa. ¿Qué hace un perito judicial en un juzgado... si no es abogado? o ¿a qué se dedica un auditor de cuentas?.

Respecto a lo primero – qué hace un perito - lo fácil es decir que participas en los juicios y aunque no eres abogado “sabes” – o se supone que sabes – mucho sobre algún tema, ayudando a jueces y abogados a entender sobre cuestiones complicadas. En relación con lo segundo – el auditor - es más difícil de explicar eso de “ser el responsable de verificar que las Cuentas Anuales (¿?) de una empresa refleja la imagen fiel (¿?) y contienen toda la información necesaria (¿?) para su adecuada interpretación (¿?)”... es muy, muy heavy. Supongo que lo más cómodo al principio es decirles que un auditor “revisa el trabajo de otras personas y se asegura de que esté bien hecho”...

En función de la edad, y cuando ya tienen una noción bastante clara de lo que es un examen, al principio cuando empezamos a hablar del tema le dije que era una profesión muy difícil porque tenías que hacer un examen de 6 horas (¡!) para poder trabajar como auditor. Es muy simpática la situación que resulta cuando al día siguiente te dicen: “... pues les he dicho – a mis amigos - que mi padre es muy listo porque para hacer su trabajo ha tenido que hacer un examen que dura todo el día...”

... lo de “economista forense” lo dejo para cuando sean universitarios.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro, así nos va

Y después tu hija (la mejor abogada de europa en potencia) me mira con cara de pena cuando le contesto que yo no he hecho el examen ese tan dificil que hizo papá. (Pude leer en su cara la mezcla entre decepción y orgullo: "este amigo de papá no es tan listo como él"). Es la única ocasión en la que he envidiado ser auditor de cuentas.

Por otra parte, mis hijos, sobre todo ella, está muy preocupada con mis honorarios: ¿Cómo haces para cobrar? en las tiendas las cosas tienen un precio puesto, la gente lo mira, lo paga y se lo lleva ¿Cómo saben el precio de lo que tu haces? ¿Y tú cómo lo sabes? ¿Y cuándo pierdes un juicio te pagan? Pues no debe ser nada fácil ¿No están muy enfadados contigo? Ah ¿pero tus clientes no son siempre los BUENOS? Papá siempre dices que no hay que mentir y he oído en la tele que los abogados siempre mienten ¿Tú mientes?

Podemos seguir, pero ella siempre da en el clavo y acabo perdiendo el "juicio".

José Antonio Avellaneda Fdez. dijo...

Dile a tu hija que:

Regla 1: "Nuestros clientes siempre son los buenos y además siempre tienen la razón"

Regla 2: "Cuando no son los buenos y/o no tienen la razón... deberá aplicarse la regla número 1"

Gracias por tu comentario